“Pasan cosas terroríficas en la ginecología”

Read Time:2 Minute, 5 Second

Realmente no es una carrera sexi… o como la quieran llamar. Tampoco vemos bellas vaginas como las de la pornografía. Incluso, muchos de mis amigos no me creen… pero realmente pasan cosas terroríficas.

Yo amo ser ginecólogo, en verdad creo que hago todo mi esfuerzo por intentar comprender todas vicisitudes por las cuales pasan las mujeres. De todo corazón las admiro y como hombre y médico siento una responsabilidad enorme por ayudarles. Sin embargo, en un país como El Salvador, tan lleno de mitos, es casi imposible poder ejercer de forma verdaderamente profesional.

Por ejemplo, prácticamente no podemos hacer nada para evitar las enfermedades de transmisión sexual o los embarazos no deseados, pues se acercan las entidades religiosas hablando sobre lo “impuros” que somos al ofrecer condones u otro método anticonceptivo a los jóvenes. Incluso, hay madres que se ofenden cuando les sugiero que coloquen la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH)a sus hijas de 13 años (tal y como lo hacen los países desarrollados) dado que este virus es el mayor causante de cáncer de cérvix en la adultez (pero me ven como un loco). Y así no se puede.

Luego de eso viene la parte más complicada. Como no les permitieron utilizar condón, llegan los embarazos no deseados y las enfermedades como el VIH que pueden hasta terminar con la vida de los pacientes.

A esto se le suman las leyes que, como muchos saben, nos prohíben actuar profesionalmente al momento de una malformación de feto. Es verdaderamente duro ver morir a mujeres por leyes sin sentido. Leyes que en casi todo el mundo son un derecho, sin reparo.

Pero no he terminado… Luego vienen enfermedades mortales como el cáncer de mama o de cérvix, las cuales afectan a una gran población en nuestro país. Y todo por falta de prevención.
Esto que les menciono es como el 50% de todos los problemas.

Repito, ser ginecólogo no es fácil y menos en país como este. Sin embargo, no todo es tan malo. A pesar de tener que soportar olores demasiado malos o creencias que te dejan atónito (porque no sabes si reir o llorar), ¿se imaginan revisar de forma palpable a mujeres que se han bañado mientras dura su período menstrual? Todo por temor a “enfermar”… Es muy duro.  Pero por esas cosas no deja se ser bonito compartir y aprender cada día más sobre ellas, su fuerza y belleza.

-Créanme que el órgano femenino ya de por sí es un milagro-

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post Ser psicólogo no significa que a veces no quiera morir
Next post “Así es la mala vida de los periodistas”