El día que decidimos NO tener hijos, ¿creen que está mal?

Read Time:2 Minute, 52 Second

Me crié en un hogar sumamente católico y bastante conservador. La vida tenía que ser así: nacer, crecer, estudiar y sacar una carrera universitaria, casarse, tener hijos, tener nietos y morir… Todo parecía estar planeado, pero para mi la vida no era un círculo que había que cumplir. Gracias a la fortaleza divina, tuve la posibilidad de crecer en la universidad con una mente más abierta y eso me permitió estar segura de no querer tener hijos. ¿Por qué? Simplemente no era mi vocación ser madre.

Óscar y yo empezamos nuestra relación hace poco más de siete años, en el inicio eramos dos jóvenes sedientos de sexo (lo admito), sin embargo a los pocos meses eso se convirtió en un amor más profundo de lo que un día pude imaginarme. Él como yo, no quiere tener hijos. Lo hablamos desde siempre y qué bueno que ambos estuvimos de acuerdo en ese punto, quizá eso nos unió más.

Al salir de la universidad nos casamos, en una ceremonia muy pequeña, no teníamos ni idea de lo que la vida matrimonial significaba. Al principio nos concentramos en trabajar mucho y en no quedar embarazados, yo decidí usar píldoras y a veces, por temor a que fallaran le pedía usar condón en mis días fértiles y él sin problema accedió, pues era tan paranoico como yo.

Pasaron dos años de casados y las preguntas sobre: ¿cuándo los niños? Empezaron a resonar como truenos en mis oídos. Yo estaba asqueada. Quería gritarles a todos que callaran que este tema estaba totalmente cerrado en mi mente. Mi instinto maternal es CERO. Amo a mis sobrinos y disfruto pasar tiempo con ellos, pero no me gusta pasar más de tres horas con ellos o enloquezco, ¿se imaginan si tuviera hijos?

Como por desgracia mis padres y mis suegros se pasan la vida pidiéndonos nietos, pues Óscar y yo somos hijos únicos y al parecer somos su única esperanza. Pero creo que hacerlo por ellos, fuera engañarme y ser infeliz internamente, pues es algo que realmente no deseo en mi vida. Óscar y yo somos felices así, sin niñitos llorando por doquier.

Un día mientras tomábamos café con mi madre, en metrocentro, ella me preguntó si tenía problemas de fertilidad, que ella podía ayudarme si lo necesitaba que no buscara como excusa el hecho de no querer tener hijos, que no fuera egoísta. Con un poco de enojo interno le dije: “mamá, basta. No quiero tener hijos. No los deseo, de verdad. No es el sueño de Óscar y mio, y no significa que somos egoístas”.

Como era de esperarse, ella empezó con un discurso que me excluía de la sociedad… resonaron frases como que “me iba a perder de una bendición”, “mis primas tenían hijos y eran felices” o “Óscar y vos algún día lo necesitarán”. Yo insistí que no.

Hasta hoy estoy segura que no me voy a perder de nada. Además, si yo respeto a las mujeres que sí quieren tener hijos desde sus 20 años, ¿por qué no me pueden respetar a mi?

Creo que las mujeres somos dueñas de nuestros cuerpos (y no soy activista feminista). Creo, también, que es injusto que se juzgue a la mujer y no al hombres. Somos Óscar y yo los que no queremos tener hijos, y a él jamás nadie le ha reprochado su deseo de no ser padre.

-No se les olvide que somos libres de ser quien queramos ser-

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Average Rating

5 Star
0%
4 Star
0%
3 Star
0%
2 Star
0%
1 Star
0%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous post Seis lugares románticos y baratos en El Salvador para dominguear con tu pareja
Next post ¿Cómo hacer tu propio maquillaje? ¡En El Salvador tenemos las herramientas!